Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Tabaco y nervios, el lado oscuro de Cruyff

Foto: El Universal
Al holandés se le detectó cáncer de pulmón

El Universal

“El fútbol me lo dio todo, fumar casi me lo quita”. Es una de las frases más célebres de Johan Cruyff, quien a sus 68 afronta un duro combate contra un cáncer de pulmón que se le diagnosticó el martes.

Cruyff siempre fue diferentes a todos. Genio sobre el campo de juego y figura polémica fuera de él, reconocía que fumaba durante su época como jugador incluso en los descansos de los partidos. Fue un vicio que prolongó una vez concluyó su carrera como futbolista, en 1984, a la edad de 37 años.

Casi inmediatamente, Cruyff inició su trayectoria como entrenador. Primero, en el Ajax de Amsterdam, entre 1985 y 1987, y después en el Barcelona, entre 1988 y 1996. Pocas profesiones hay sometidas a tanto estrés y tanta tensión como la de entrenador de fútbol, y más si se ejerce en un club con tantas exigencias como el Barcelona.

En aquella época, estaba permitido fumar en el banquillo y se hizo recurrente ver la imagen de Cruyff encendiendo un cigarro tras otro.

No sólo eso, sino que el holandés permitía los cigarrillos en los futbolistas que entrenaba, aunque con una particular filosofía: “Si son tan buenos como yo, que hagan lo que quieran”.

Sin embargo, el 27 de febrero de 1991 sufrió una insuficiencia coronaria grave que le obligó a ser operado de urgencia en la Clínia Sant Jordi.

Era una época de tensión extrema para el holandés, quien en aquellos momentos mantenía también un desagradable enfrentamiento público con el delantero Julio Salinas, un hombre fuerte del vestuario azulgrana.

En contra de cualquier consejo médico, el 7 de marzo fue dado de alta y regresó inmediatamente al banquillo del Barcelona, con el que acabó ganando la Liga española. Entonces, se dio cuenta de que tenía que abandonar el hábito de fumar.

Cruyff cambió el cigarro por los “chupa-chups”, una golosina incorporada a un palillo que el holandés devoraba con ansiedad. Dejó el tabaco y pasó a tener unos hábitos mucho más saludables, aunque los nervios siguieron formando parte de él.

Además, fue la imagen de una popular campaña antitabaco bajo el lema: “Fumar te mata”.

Sin embargo, está científicamente demostrada la latencia de riesgo: el cáncer también puede aparecer en fumadores de edad media o avanzada que han estado muchos años fumando. De hecho, a muchos ex fumadores el tumor les sorprende cuando hace años que habían superado la adicción.

Que una persona deje de fumar significa que deja de estar expuesta activamente al humo del tabaco, pero persisten en ella los daños causados por el tiempo que sostuvo su anterior adicción y el riesgo, aunque disminuido, de la aparición de tumores.

“Por razones de privacidad, por Johan y por su familia, y debido a que los exámenes médicos aún no se completaron, no habrá más comentarios por el momento”, explicaron hoy sus portavoces tras confirmar la existencia del cáncer, cuyo alcance y tratamiento son todavía una incógnita. Cruyff deberá enfrentarse de nuevo al lado peligroso de su vida.