Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

“Peláez no es americanis”: Carlos Antonio Santos

161013santos
Antonio Carlos Santos fue reconocido como una leyenda del americanismo por su regate y capacidad de desequilibrio a final de la década de los...

CIUDAD DE MÉXICO, octubre 13 (EL UNIVERSAL).- Antonio Carlos Santos fue reconocido como una leyenda del americanismo por su regate y capacidad de desequilibrio a final de la década de los 80. Quienes lo veían jugar, de inmediato reconocían en el brasileño a un crack del futbol.

En el momento en que las Águilas cumplen su centenario de fundación, el hoy comentarista de TV Azteca lamenta que no haya ídolos del conjunto de Coapa en la institución. Llama a Emilio Azcárraga Jean, dueño del club 12 veces campeón de Liga, a recuperar la esencia que hizo del equipo azulcrema una leyenda del futbol mexicano.

—¿Para usted, qué significa ser un americanista?
“Ser americanista es un sentimiento encontrado, de valores entendidos, que llegaste hace 29 años, y no crees todo lo que has hecho, lo grande que se fue haciendo el club. Para que tengas un sentimiento a este equipo, tienes que lograr muchas cosas, ser excelente futbolista, que le caigas bien a la afición”.

—¿Cuál es su mejor recuerdo como jugador de las Águilas?
“Dicen que lo que bien haces, todo mundo lo recuerda. Yo creo que la gente recuerda de nosotros, porque dejamos un legado muy grande. Mi recuerdo más bonito fue cuando dimos la primera vuelta al ganarle a Pumas, donde la rompí, ganamos el campeonato, fui el mejor jugador del torneo. Luego, el bicampeonato, campeón de campeones, bicampeón de Campeones, campeones de Concacaf, Interamericana, todos los torneos que había, ganábamos. Hicimos época”.

—¿Por qué la generación del bicampeonato en la temporada 1987-88 y 88-89 no ganó más?
“Decían que el equipo siempre era ayudado por los árbitros, pero demostramos que fuimos perjudicados por los silbantes. Todos recuerdan la final de 84-85, pero nadie del penalti que nos marcaron por una mano fuera del área de la UdeG, o cómo salió campeón Puebla, cuando Emilio Maurer tenía los problemas con Televisa”.

—¿Siente que la pugna de Emilio Maurer, entonces presidente de la Rama de la Primera División, con Televisa, perjudicó al América a principios de los 90?
“Maurer manejaba el futbol, Televisa siempre lo ha manejado, pero si ellos manejaran como todo mundo habla, seríamos campeones”.

—¿Cómo era la convivencia entre americanistas de la talla de Alfredo Tena, Cristóbal Ortega, “Zaguinho”…?
“No éramos tan unidos fuera de la cancha, pero dentro de la cancha, siempre sabíamos el objetivo del equipo. Teníamos una idea y la plasmábamos entre nosotros”.
—¿Había relación entre el plantel con el “Tigre” (Emilio) Azcárraga?
“El ‘Gran Tigre’ es algo chistoso, porque nunca lo conocí en persona, sólo una vez en un show de Cindy Lauper, cuando nos echó del escenario. El que manejaba lo deportivo era Emilio Díez Barroso. Con Pancho (Panchito Hernández) era bien difícil, porque era un señor entregado al equipo”.

—¿Doce títulos para el América, son suficientes para el poder económico del equipo?
“Claro que son pocos. Los grandes equipos del mundo entero, como el Madrid, el Manchester United, el Milán, Juventus, Boca Juniors, te fijas y rebasan más de 30, y eso es sólo de Liga. Dimos ventajas en los 90”.

—¿Qué le gustaría que pasara en el actual América?
“Hablar con la gente que fuimos históricos dentro del club, ver cada uno cuáles son las capacidades reales para poder manejar al equipo, tener autoridad y hacer una reestructuración del equipo. Tendrían que tener futbolistas que han dejado glorias y que enseñaran a los futbolistas de fuerzas básicas, darle la oportunidad a ellos, quitar al director deportivo, que no sabe lo que es el América. [Ricardo] Peláez no sabe ni dónde está pisando, no puedes poner en las instalaciones cuatro títulos en una vitrina como si hubieran sido toda la historia del América, mientras los otros trofeos están en una sala”.
—¿Sugiere crear un consejo de americanistas que tome decisiones en el equipo?
“Yo quiero definitivamente reunir a los americanistas para saber qué piensan, pero estamos de acuerdo en el Club América, que es lo más importante. Debíamos ponernos de acuerdo con el dueño, si ya sabes lo que puedes hacer, hacerlo. Zague quiere ser directivo, vamos a ponerlo. A Reinoso lo pondría como técnico, al “Ruso”, como un asesor, donde buscáramos ese entendimiento, hay que saber la filosofía para que nosotros salgamos a la cancha a ganar”.
—¿En el actual plantel observa que haya jugadores que puedan alcanzar la idolatría que alcanzaron las leyendas ochenteras?
“[Rubens] Sambueza es lo mejor que tiene el América, sin llegar a ser un jugador que emule lo que nosotros hicimos. Para mí, si no es el cabezazo de Muñoz, sería un jugador normal, los demás son jugadores de dos-tres”.

—¿Por qué dice que Peláez no sabe lo que es el América?
“Quitó la identidad del club, a los ex futbolistas, no sabe lo que es el equipo, un tipo que entró y es resultadista. Es director deportivo, pero no tiene que entrar a la cancha a levantar trofeos, porque su trabajo es ser enlace con los entrenadores. El nivel es arriba, en la oficina, no en la cancha, que es del entrenador, de los jugadores, una parte fundamental”.
—Quienes apoyan a Peláez dicen que usted es un resentido…
“Qué resentimiento puedo tener. Si Peláez ganara lo que yo gané. ¿Qué ha ganado? ¿Quién es ídolo: Peláez o yo? Yo no quiero trabajo, porque ya lo tengo y soy reconocido por TV Azteca”.

—¿Qué mensaje le gustaría dar en este centenario?
“Que ojalá Emilio [Azcárraga Jean] se quite la venda de los ojos y vuelva a una raíz que le va a dar bastante, que es tener americanistas. Que no se deje manejar por alguien que hace daño y pierde credibilidad”.