Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Peláez, el hombre que banqueó a Chivas

150425pelaez
Ricardo se fijó como meta superar las 11 estrellas del Guadalajara antes del centenario de las Águilas; hoy, América es el equipo más ganador...

El Universal

Al llegar a Coapa y sentarse en la silla presidencial, Ricardo Peláez sabía perfectamente su cometido: tenía que llevar al América a superar a Chivas en títulos antes del centenario del equipo, en 2016. La misión está cumplida.

Ahora, Las Águilas ven al Rebaño hacia abajo. Sus 12 estrellas en el futbol mexicano hacen presumir a los azulcrema ser los “Reyes” y el “Ódiame más” regresó de la mano del ex comentarista de televisión.

Peláez asumió las riendas emplumadas con el equipo en ruinas. En títulos empezó uno atrás del Guadalajara (11 vs. 10). Estabilidad, elecciones certeras y resistencia a la presión le han llevado a superar al acérrimo rival al que enfrentan este domingo en el estadio Omnilife.

“Me gusta estar diario en los entrenamientos, en todos los partidos. Tengo una muy buena relación de respeto con ellos [los futbolistas], una relación solidaria, porque yo fui jugador. Con los entrenadores es lo mismo, lo tuve con Miguel Herrera, con [Antonio] Mohamed, ahora con Gustavo [Matosas] y por supuesto la ilusión y compromiso que debemos tener con esta playera”, explica, en entrevista con EL UNIVERSAL, el dirigente americanista al describir la base de su éxito.

En Verde Valle, Jorge Vergara ha sido un hombre que ha entrado en conflicto con los integrantes de su equipo. Desde 2012 ha despedido del Rebaño Sagrado al menos a 10 directivos, incluida su propia esposa Angélica Fuentes, además de 11 técnicos distintos.

Situación contraria en Coapa, donde Peláez ha tenido sólo tres estrategas diferentes, lo que le ha dado dos títulos, un subcampeonato y se encuentra en la disputa de la final de la Liga de Campeones de la Concacaf.

“América es un equipo que genera polémica, que hay poca paciencia, se han tomado buenas decisiones. Tenemos una estructura muy buena donde cada quien conoce sus límites, por eso es que cuando ganamos un título le damos medallas a los utileros, jardineros, secretarias, porque es un esfuerzo de todos para lograr los objetivos”, describe.

Desde que el ex delantero llegó a la presidencia deportiva en el Nido (Clausura 2012), las Águilas han superado al Guadalajara en todos los rubros. América ha ganado 59 partidos para sumar 210 puntos en fase regular con 183 goles a favor y 110 en contra. Chivas suma 30 triunfos, 128 unidades con 89 tantos a favor y 140 recibidos.

En los clásicos nacionales también los azulcrema han dominado con cuatro celebraciones (una de éstas 4-0 en el feudo rojiblanco), una caída y un empate.

Peláez explica que en momentos de alegría o dificultad, trata de mantener una cercanía con los integrantes del club para que ninguna fisura crezca lo suficiente como para desviar al América de la ruta de logros en la que se ha mantenido en los últimos tres años y medio de su gestión.

“Con todo mundo trato de estar cerca de la gente, de escucharlo, de hacer lluvia de ideas, porque son tus mejores asesores. Ellos me dicen cómo están, cómo se sienten, qué necesitan, lo mismo el cuerpo técnico. Me ocupo mucho porque exista buena comunicación, buen ambiente, alegría en los entrenamientos, porque eso se refleja en los partidos”, resalta.

Incluso con los jugadores, que tienen la etiqueta de figuras, antes de su calidad “me fijo en contratar buenos jugadores, pero también buenos grupos, me ha tocado la suerte de convivir con buenas personas. Hago mi trabajo con alegría y responsabilidad. Nos ha ido bien así”.

Como extra, Peláez dice tener la cabeza fría y los pies en la tierra. Virtudes que le han permitido tener al América como el equipo más ganador del futbol mexicano. Proyecto que tiene la paciencia ausente en Vergara.

“Con Miguel Herrera nos llevó tres torneos, con Mohamed nos llevó dos, con Matosas esperamos que sea uno, dos o tres y tengamos la paciencia para tener los resultados que queremos”, asegura el hombre que llevó a las Águilas a ser más ganadoras que las Chivas