Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Los Sub-23 se sienten marginados

160812solos
BRASILIA, Brasil, agosto 12 (EL UNIVERSAL).- La eliminación y el fracaso los orilla a hacer una denuncia a los dueños del balón. Los jóvenes...

BRASILIA, Brasil, agosto 12 (EL UNIVERSAL).- La eliminación y el fracaso los orilla a hacer una denuncia a los dueños del balón. Los jóvenes del Tri Olímpico vuelven a casa con la cabeza agachada, sin mucho ánimo, pero lanzan un reclamo airado hacia los dirigentes de la Federación Mexicana de Futbol, la Liga MX y los clubes.

Quieren apoyo, respaldo, que se fomente su talento, hoy opacado por extranjeros, según lamentan.
Alfredo Talavera, Carlos Fierro y Érick Torres levantan la voz en entrevista con EL UNIVERSAL. Saben que es el momento de poner sus peticiones sobre la mesa. Buscan mostrarse, porque escasean los minutos para el jugador mexicano. Saben que están obligados a luchar, con la desventaja de que el reglamento los condena a la suplencia.
“Antes salían mucho más jugadores, ahora, la verdad es que salen menos. Que nos den el apoyo que se les daba con anterioridad, que los jóvenes sigan creciendo. Con esta regla [10-8] se corta el número de jóvenes que llegan a Primera. Va a costar más trabajo debutar”, avisa Fierro, jugador del Querétaro.
“[Hace falta] Siempre el apoyo hacia los jóvenes y las fuerzas básicas. Nos queda sacar la cara. Es más reducido el espacio, pero hay que hacer ver que eres mexicano, joven y que tienes la capacidad de seguir jugando en la Liga”, abunda el ahora volante.

Sólo tres clubes de Primera tienen a un centro delantero nacido en México como titular indiscutible. Las oportunidades para los artilleros nacionales se reducen. Oribe Peralta (América), Eduardo Herrera (Pumas) y Ángel Zaldívar (Chivas) representan a los únicos arietes que tienen regularidad. Los demás están orillados a ir a la banca o buscar otros países para jugar.

La regla 10-8 permite que los equipos puedan alinear hasta una decena de elementos no nacidos en México. Es decir, se puede dar el caso de que en un partido jueguen 20 foráneos. Además la contratación es ilimitada.
“Va a ser importante hacer un análisis a fondo, todo lo que conlleva esta derrota [en Río 2016]: directivos, clubes, preparación, cómo se hizo el torneo. Los principales responsables somos los que estamos en la cancha, pero detrás hay cosas por mejorar. Viene el Mundial y se tiene que hacer un buen papel”, atiza el “Cubo” Torres, artillero del Houston Dynamo de la MLS estadounidense.

Talavera exhorta a los dirigentes a no dejar en el limbo a las promesas mexicanas, pese a no cumplir con las expectativas en Brasil. “Es una generación buena, sana. Va a ser referente en los próximos Mundiales. No hay que dejarla caer”, ruega, suplica.