Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Hoy inicia el melodrama cementero

160109melodrama
Según Hermosillo, una oportunidad de vida surge a Tomás Boy y al Cruz Azul para cubrirse de gloria

El Universal

Primer capítulo en el volumen 37 de la dramática novela “Obsesión azul por una Liga”, esa en la que se narran las calamidades vividas por una institución con pasado glorioso y oscuro presente.

Esta noche, en Morelia, el Cruz Azul inicia la enésima búsqueda de la soñada novena estrella, con el aderezo de ser entrenado por un hombre también urgido de gloria.

Sí, Tomás Boy estuvo al frente de La Máquina durante los últimos seis juegos del Apertura 2015, mas el verdero juicio llegará a partir de hoy. Tuvo algunas semanas para armar y ajustar a un equipo con el que espera lograr su primera coronación como director técnico.

Porque el ‘Jefe’, según describe el legendario Carlos Hermosillo, tiene ante sí la oportunidad de su vida. Debutó como estratega hace más de un cuarto de siglo y acumula 507 partidos dirigidos en Primera División. Nunca ha dado la vuelta olímpica, sensación que muchos seguidores cementeros ya olvidaron.

Es momento de demostrar por qué se le tiene fe.

“También hay que ver que Tomás no ha hecho algo en el futbol. Han jugado bien sus equipos, pero todavía no es campeón”, sentencia el máximo anotador en la historia celeste (294 goles entre Liga y Liguilla), entrevistado vía telefónica. “No tengo algo en contra de él, pero no ha demostrado algo… Mucho ruido, pocas nueces”.

“Ojalá que en Cruz Azul logre lo que le ha hecho falta. Me parece que es un buen director técnico, pero habrá que ver. Tanto para jugadores como para entrenadores, no es lo mismo dirigir a cualquier equipo que a Cruz Azul”.

Se trata del octavo club en la historia del polémico timonel, primero con genuino impacto nacional. Hasta ahora, presume efectividad del 50% con La Máquina (nueve puntos ganados de 18 posibles), pero lo que verdaderamente interesa a su castigado pueblo es acabar con casi dos décadas de frustraciones.

Lo que también le beneficiaría. Hasta ahora, sólo ha clasificado a un conjunto a la serie por el título (Morelia, en el Clausura 2011, contra los Pumas). El Cruz Azul luce como una muy buena oportunidad para repetirlo y añadir el valioso logro a su hoja curricular.

“Con la gran necesidad que tiene la institución de ser campeona, puede ser muy grata la llegada de cualquier director técnico para poder lograrlo… Porque ahorita todo lo que haga se va a notar, y si eres campeón te ponen un monumento fuera del estadio Azul, la Cooperativa y todos lados”, asegura el ex goleador. “Es lo que la gente quiere”.

Él no es la excepción, aunque recuerda que el primer paso es mostrar nivel de candidato.

“Lo que le deseo a Cruz Azul, y que es lo que la afición quiere, es que —más allá de verlo campeón, lo cual sería bastante grato, padre— juegue bien, con una muy buena actitud, otro ritmo de juego”, revela. “Es lo que desea la afición, lo que quisiéramos todos”.

“Sigo diciendo que tiene el mismo ritmo de toda la vida, con toque dormilón. Es un equipo que ya necesita cambiar eso”.

Misión a la que se enfrenta Tomás en el camino a aprovechar la oportunidad de su vida.