Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Golpe de autoridad del Barça en Camp Nou

150506autoridad
Con doblete de Lionel Messi, y uno más de Neymar, el cuadro culé goleó 3-0 al Bayern Munich en la ida de las semifinales...

El Universal

El Barcelona dio hoy un paso de gigante hacia la final de la Liga de Campeones de fútbol al vencer por 3-0 al Bayern Múnich gracias a un “doblete” de Lionel Messi, el hombre que desequilibró el duelo en los últimos 15 minutos, y un tanto de Neymar en el descuento.

El encuentro, correspondiente a la ida de las semifinales del torneo continental, fue muy intenso y el Barcelona tuvo las mejores oportunidades. Messi sentenció con dos goles (minutos 76 y 79) y Neymar completó la goleada en la jugada final.

Si hace dos años el Bayern Múnich ganó 3-0 en el Camp Nou, el Barcelona devolvió el golpe con una goleada que deja casi sentenciado su pase a la final de la Liga de Campeones. Y todo con tres goles en los últimos 15 minutos.

Fue un partido espectacular, especialmente en la primera parte, con dos equipos que arriesgaron. El Barcelona ganó agarrado al talento de Messi y el Bayern lamentó sus lesionados y una mayor capacidad para llegar al arco rival. No sumó un disparo peligros entre palos.

La primera parte se jugó a ritmo de vértigo. El Bayern Múnich jugó con tres centrales, lo que permitió adaptar el equipo a dos dibujos, con tres centrocampistas o con cinco, según conviniera. Fue la forma de Guardiola de contrarrestar -o al menos intentarlo- al “tridente” del Barcelona.

Fue una propuesta de mucho riesgo, pues los defensores prácticamente se emparejaron uno a uno con los jugadores locales. Se quedaban a expensas de que un error defensivo propiciara el gol. Y así pudo ocurrir a lo 12 minutos, cuando Luis Suárez quedó mano a mano con Manuel Neuer y el arquero alemán sacó el balón prodigiosamente.

No había descanso y el duelo viajaba de área a área, aunque casi siempre daba la sensación de que el Barcelona llevaba más peligro. Pero a los 18 minutos, el Bayern dio su primer gran aviso, con un centro al que no llegó por poco el polaco Robert Lewandowski, cuando sólo tenía que empujar el balón para marcar. El polaco jugó con máscara por una fractura facial, y no se notó.

El Bayern pasó a dominar el último tramo de la primera parte, aunque siguió asumiendo grandes riesgos en defensa. Y antes del descanso, el Barcelona tuvo otra clara ocasión cuando Dani Alves llegó hasta Neuer y el arquero alemán volvió a realizar otra gran intervención. Los hinchas casi agradecieron el descanso para volver a estabilizar las pulsaciones.

La segunda parte tuvo menos revoluciones y empezó con un Bayern más dominante, aunque sin ocasiones. El Barcelona se replegó y tardó en encontrarle la vuelta al partido.

Pasaron pocas cosas en la segunda mitad, con dos equipos más pendientes de no cometer errores que de arriesgar. Desaparecido en la primera parte, Neymar despertó al Barcelona. Pero nada como lo de Messi.

El jugador argentino, poco activo durante buena parte del duelo, apareció para desequilibrar definitivamente el encuentro con dos goles que huelen a final. Nunca antes le había marcado a Neuer y tomó su revancha más contundente.

Su primer gol llegó a los 76 minutos, tras una pérdida de balón del Bayern en defensa. Messi recibió de Dani Alves en el borde del área y marcó con un violento disparo. El argentino lo celebró con locura, con una exhibición de sentimientos que pocas veces enseñó.

Tres minutos después llegó la sentencia del partido y, quizá, de la eliminatoria. Messi, en su partido 100 por Liga de Campeones, recibió en el área, dejó sentado a Boateng y marcó con suavidad, de derecha, por encima de Neuer. Una maravilla de acción que llevó el delirio al Camp Nou. Y que le sirvió para volver a superar a Cristiano Ronaldo como máximo anotador del torneo, con 77 goles, contra 76 del portugués.

Faltaba la explosión final con el gol de Neymar en el descuento al culminar un contraataque. Una goleada que deja casi sentenciado su pase a la final, salvo milagro del Bayern. El Barcelona vivió la noche que soñaba. Messi también.