Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Furiosa reacción del América líder

150509lider
El cuadro de Coapa se impone 2-1 al Altas y se sitúa momentáneamente en el primer puesto de la tabla general

El Universal

Dos minutos de alarido. Dos celebraciones consecutivas que sirven para un par de cosas: darle la vuelta al marcador para vencer por 2-1 al Atlas y convertir al América, momentáneamente, en líder del futbol mexicano, sólo en espera de lo que ocurra en los dos partidos que este domingo cerrarán la fase regular.

Cada equipo tiene sus propios objetivos y ofrecen un arranque de partido con estupendo ritmo. Las Águilas establecen sus condiciones. Se paran mejor sobre el terreno de juego y se apoderan de la pelota. Apenas al minuto 5, Darwin Quintero levanta un servicio a la espalda de la defensa rojinegra. Darío Benedetto define de primera intención. Sólo le pone la parte interna del pie izquierdo a la bola. La choca con suavidad, por encima del arquero Federico Vilar. La redonda pega en las redes. Por fuera del arco. La ilusión óptica provoca el grito de gol en un sector de la tribuna, pero no hay nada.

Después del primer cuarto de hora, el encuentro disminuye gradualmente de intensidad. América mantiene el dominio. Atlas es incapaz de responder. El partido es amarillo. Al ’17, Darío Benedetto se anima con un disparo lejano, pero que se va por un lado. Cuatro minutos más tarde, Michael Arroyo cobra un tiro libre con pierna derecha, que supera la barrera pero no al aquero Vilar, que controla la redonda.

Paul Aguilar en una “flecha” por el costado derecho que sube una y otra vez ante la complaciente marca de Édgar Castillo. Al ’26, encuentra el hueco a la espalda del defensor. Controla la redonda dentro del área y, cuando tenía espacio para avanzar, decide sacar un disparo cruzado, que se va por un costado.

Los Zorros simplemente no aparecen. Están en el campo, teóricamente, pero nadie les ha avisado del silbatazo inicial. Por eso, es hasta el minuto 38 cuando por fin tienen un remate. Es de Daniel Álvarez, después de controlar dentro del área y es absolutamente desviado. Sin peligro. Y es todo lo que producen los Rojinegros en el lapso inicial, que termina con el 0-0.

En la segunda parte, Atlas reacciona con el ingreso de Rodrigo Millar, quien le da otra cara a la ofensiva. Al ’60, genera una triangulación que lo deja solo frente a Moisés Muñoz. Define con la pierna derecha, raso, pero el arquero americanista tapa con la pierna para enviar a tiro de esquina.

Y enseguida, el marcador por fin se mueve. Millar toca profundo para Daniel Álvarez. Muñoz sale de su área de pésima forma. No mide el tiempo ni el espacio. Permite que el joven rojinegro se le adelante y toque con un punterazo raso, que avanza lentamente hasta cruzar la línea prometida. Gol del Atlas, al ’61.

La desventaja despierta el orgullo del campeón defensor. Se desata una reacción endemoniada. El gusto le dura nada a los Zorros. Rodrigo Millar, dentro de su área, alcanza a puntear, en un intento por alejar el peligro. La redonda rebota en un americanista y sale elevada al corazón del área, donde Darío Benedetto se levanta y conecta de cabeza. Al fondo. Gol de las Águilas. Explota el Jalisco, pintado mayormente de amarillo, al ’63.

El equipo de Gustavo Matosas va por más. El tiro de esquina es cabeceado por Oribe Peralta. La redonda pega en José Guerrero. Aparece la diosa fortuna: la redonda le queda a Paul Aguilar, quien patea con furia para estremecer nuevamente las redes. Gol del América. La remontada se concreta al ’65. El Coloso de la Calzada Independencia es una locura.

Todavía la visita tiene el tercero, pero el cabezazo de Benedetto, al ’75, estremece el travesaño. Atlas muere lentamente. Carece del espíritu de otras ocasiones. El disparo del “Fideo” Álvarez, que desvía Muños al ’83, no es suficiente para alterar el marcador.

El árbitro Roberto García decreta el final y América duerme en la cima de la clasificación general, con 29 puntos, en espera de lo que hoy hagan Tigres y América, los únicos que podrían desbancarlo.