Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Es de 10 la élite del linaje Azulcrema

160305cuau
CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 12 (EL UNIVERSAL).- Incluso dentro de la pléyade de estrellas que han vestido esa elástica azulcrema que hoy es leyenda...

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 12 (EL UNIVERSAL).- Incluso dentro de la pléyade de estrellas que han vestido esa elástica azulcrema que hoy es leyenda del futbol nacional, existen algunas que lograron brillar con más intensidad y se ganaron un lugar especial en el corazón de un pueblo para el que lo único que importa son los títulos. Su linaje así lo demanda.

A un mes del centenario de la fundación del América, Héctor Hernández, historiador oficial de las Águilas y director de la página “Realidad Americanista”, descubre el Top Ten de los futbolistas más importantes en la historia del club.
En entrevista exclusiva con EL UNIVERSAL, el historiador aclara que, para realizar la lista, “hay que tener muchas variables, como rentabilidad, rendimiento —que son cosas distintas— productividad, logros, carisma, empatía con la gente y amor al equipo”.

1.- Carlos Reinoso. Fino chileno que llegó a las Águilas justo al comienzo de la década de los 70. Inteligente, hábil, líder, con olfato goleador y amor por la institución.
“No sólo es el mejor jugador en la historia del América, sino del futbol mexicano”, asegura Hernández. “Llega en la temporada México 1970. Costaba mucho y no había lana, así es que tuvieron que decirle a don Guillermo Cañedo [entonces presidente del club] que necesitaban más, porque tenían a un diamante en bruto. [El entrenador] José Antonio Roca lo ‘adoptó’, cobijó y despuntó como lo que fue: el mejor jugador. Aunque usaba el número 8, era el ‘10’. Se lo quería llevar el Real Madrid, pero prefirió quedarse”.

2.- Cuauhtémoc Blanco. El más importante elemento formado en el club, “es el ídolo de la mayoría de la juventud, los actuales. Como futbolista, el segundo mejor en la historia de México, porque es un superdotado, un genio, nació para jugar al futbol y no he visto a alguien como él”, revela Hernández. “Lo que Cuauhtémoc hizo en el club queda grabado con letras de oro, por su técnica, calidad, goles, compañerismo, lealtad. Es gente de barrio, salió de abajo y llegó al América, al que se echó al hombro. Es de esas personas que nacieron para jugar futbol”.
3.- Antonio Carlos Santos. Pieza clave en el dominio amarillo durante la segunda mitad de los 80. El historiador afirma que es “el mejor brasileño que ha venido a jugar al Club América. También era un demonio con la pelota, de esas personas por las que uno pagaba el boleto para nada más irlo a ver, porque sabías que ese día iba a haber espectáculo en la cancha, show”.
4.- Héctor Miguel Zelada. Arquero tricampeón con las Águilas de 1983 a 1985: “El mejor portero en la historia del Club América. Jugó nueve años en México. Con Zelada, llegaron los títulos, paró todo y se hizo grande en la final contra el Guadalajara, cuando le detiene el penalti a Cisneros, lo cual lo catapulta. Ayudó muchísimo al América”.

5.- Cristóbal Ortega. Hecho en la institución. Las casi dos décadas que tuvo su carrera sólo fueron con la playera azulcrema.
“Para mí, es el mejor futbolista mexicano en la historia del club… Me refiero a todo lo que significa, porque hay otro que tiene muchas más cualidades. Prácticamente, tiene lo mismo que [Alfredo] Tena. Era un extremo derecho… Un diablo”, recuerda Hernández. “Después, fue el mejor contención de México”.

6.- Alfredo Tena. Capitán del club en la década de los 80, la más ganadora para el club, “es el máximo símbolo del americanismo, compartiéndolo con Cristóbal Ortega”.
“Es el mejor defensa en la historia del Club América y, probablemente, del futbol mexicano. Trae al América en la sangre”, agrega.

7.- Luis Roberto Alves. Ser el máximo goleador histórico del club le permite estar: “Es un símbolo del americanismo. ‘Zague’ vino a tomar el rol del “Niño Bueno” del Club América dejado por [Enrique] Borja, porque es de esas personas a las que siempre le aplaudían”.

8.- Daniel Alberto Brailovsky. Pese a jugar menos de un lustro en la institución, Hernández lo coloca porque “vino a revolucionar el futbol de México. Un genio con la pelota. Ayudó muchísimo a ser campeón en la temporada 1983-84; dio los pases para los cinco goles contra las Chivas, en la final. Al siguiente torneo, en la final [frente a los Pumas], anota los dos goles y le pone el otro pase a Carlos Hermosillo”.

9.- Enrique Borja. Su traspaso de los Pumas al América causó revuelo, pero respondió al ser “tricampeón de goleo, ídolo de multitudes… De México. Además de que es una excelente persona”.

10.- Octavio Vial. Su paso por el club data de hace casi tres cuartos de siglo, pero está porque “metió goles por racimos. Fue campeón goleador y, juntando los torneos oficiales, es —después de Zague y Cuauhtémoc— el máximo goleador”.