Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Debut triunfal de Zidane con el Madrid

160109real
El cuadro merengue se impone 5-0 al Deportivo la Coruña

El Universal

El estreno de Zinedine Zidane en el banquillo del Real Madrid respondió a la ilusión generada en el madridismo, recuperó el sello clásico del equipo blanco, que jugó al toque, con velocidad y buen futbol ante un Deportivo al que tumbó con triplete de Bale y doblete de Benzema (5-0).

La ilusión regresó de golpe al Santiago Bernabéu. Nunca un movimiento en el banquillo generó un cambio tan radical. Del silbido y la tensión, a la ovación y el goce. Se marchó Rafa Benítez sin la complicidad de sus jugadores ni del público y llegó Zidane, figura querida y respetada por todos. Se palpó en todo momento. En el ambiente que recuperó la emoción, en la entrega de los futbolistas y el regreso de un futbol más adecuado al ADN del Real Madrid.

El conjunto blanco se quitó el corsé táctico. De un plumazo dejó en el olvido las ataduras, las preocupaciones sobre el rival y manteniendo un 4-3-3 como dibujo, desató el futbol que gusta en el Bernabéu. Alegría en su juego, con más velocidad, queriendo la pelota. Líneas más unidas gracias a una defensa adelantada. Las ovaciones se sucedieron en la grada en cada cambio de juego, en jugadas que siempre acabaron en remates. Zidane advirtió que quiere plasmar en el campo su juego como futbolista y el inicio no pudo ser más esperanzador.

Consiguió, al juntar más las líneas, que los tres de arriba diesen una imagen más solidaria, con Kroos y Modric eternamente agradecidos, más aliviados en labores de destrucción y brillando en una rápida salida de balón. Bale, más generoso que nunca, mirando atrás tuvo el premio merecido con el gol. El mérito fue mayor por el rival. Solo un partido perdido lejos de Riazor era la carta de presentación del Depor. El empate del Camp Nou mostraba su peligro.

Liderado por un futbolista en el momento de su carrera, Lucas Pérez, que no se amilanó en el Bernabéu. De la nada inventó ocasiones y fue un incordio continúo para mostrar que a la defensa del Real Madrid aún le queda mucho trabajo por hacer.

Buscó siempre el gol el Deportivo, con poco perder, explotando con la perfecta pareja que forman dentro y fuera del campo Lucas y Luis Alberto. El andaluz chutó arriba el pase del coruñés y Fajr probó a Keylor. El Real Madrid permitía llegadas pero presentaba un duelo de golpes que por calidad sabía que caería de su lado. Cristiano inició su continúa búsqueda del gol pero se topó con Lux. Mientras el portero madridista se lució en un mano a mano con Lucas, tras pase perfecto de Mosquera al espacio. Salió rápido y tapó espacio al disparo con la derecha.

El partido rompió con polémica. El primer tanto de la ‘era Zidane’ lo marcó su ojito derecho, Karim Benzema, que inventó un taconazo para mandar a la red un remate tras córner de Ramos. La presencia de Bale en fuera de juego delante de Lux, entorpeciendo la visión al portero, provocó la protesta del conjunto gallego.

Al cuarto de hora, antes de que la espiral de optimismo se modificase, todo se ponía de cara para el Real Madrid. Bale ayudaba a acrecentar las buenas sensaciones. La vuelta de Carvajal se plasmó con un centro medido que el galés mandaba a la red con la testa. Los mejores presagios se convertían en realidad. El Bernabéu volvía a disfrutar.

Lucas, como Cristiano, seguía con su particular guerra. Cada balón que recibía creaba peligro. Cogió la espalda a los centrales blancos pero en carrera no encontró portería con su zurdazo. En segundos inventaba dos disparos ajustados con mucha intención. El Depor no se daría por vencido. El portugués, por su parte, aumentaba su crispación cuando en una gran conexión de la BBC, remataba al poste el pase de Bale.

El Deportivo fue arriba en la reanudación y recibió rápido un castigo grande para su buena imagen. A los cuatro minutos del segundo acto Cristiano asistió desde la derecha y Bale sorprendió apareciendo como nueve. Buen toque de primeras de zurda a la red para sentenciar el duelo.

Bale puso el cuarto encumbrándose como el mejor cabeceador del campeonato tras un córner de Kroos.

Los guiños de Zidane llegaron para Isco, titular tras caer en el ostracismo con Benítez. Su trabajo fue mayor que el brillo con el balón. Se marchó con ovación para dejar paso a James en un pulso que de nuevo se reabre. El técnico francés también tuvo el gesto de recuperar a Jesé para que Bale pusiese en pie a la afición madridista que hace poco silbaba su falta de acierto.

El Depor se despidió sin dejar de intentarlo. Keylor voló a disparo de Luis Alberto y Lucas tuvo el tanto del honor pero no acertó a rematar con todo a favor.