Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

América no lo quiso por parrandero

160310fiesta
Las indisciplinas del 'Gullit' hicieron desistir del fichaje a las Águilas

El Universal

El América terminó por no fichar a Carlos Peña porque eran conocedores de los problemas de indisciplina que tiene el actual volante del Guadalajara. Eran los tiempos en que Gustavo Matosas estaba como técnico de las Águilas y los rumores indicaban que el ‘Gullit’ era una de las peticiones que tenía el uruguayo. Pero la contratación de Peña jamás se concretó y nos cuentan que la dirigencia azulcrema ni siquiera pugnó por hacerse de los servicios del ‘Gullit’. Sin tener que investigar demasiado, la cúpula de Coapa se dio cuenta que si contrataban al hoy rojiblanco iban a tener problemas con él, porque gusta de las salidas nocturnas y los excesos. En América pensaron que era mejor prevenir que lamentar y prefirieron no añadir otra “fichita” al Nido. Bien ahí.

Cruz Azul desiste de sus protestas

En Cruz Azul se han dado por vencidos. No, no es que ya no vayan a buscar el ansiado título, sino que han bajado las manos a la hora de protestar las decisiones de la Comisión Disciplinaria.

Cada vez que La Máquina desaprueba alguna sanción impuesta por la Comisión manejada por Eugenio Rivas para alguno de sus jugadores, el veredicto sale en su contra; no ganan una, y eso ya tiene cansada a la directiva celeste. Por esta razón, y porque cada vez que se mete una inconformidad hay que “apoquinar” 32 mil 868 pesos, mismos que se pierden si la queja no procede; y si se llega a ganar, se cobrará sólo la mitad —16 mil 434 pesos— por gastos de operación. Cruz Azul ha decidido no protestar más y que sus hombres se queden con la sanción que se les imponga.

Se la hacen cansada a Palencia

Juan Francisco Palencia tiene un gran sueño: dirigir equipos de Primera División, y para ello se ha preparado tanto en México como en España. El ex directivo del Guadalajara entrena en Barcelona —donde reside con su familia— al equipo Sant Cugat de la Juvenil A, a la espera de que la Real Federación Española revalide el título que consiguió en México, tras estudiar en la Escuela Nacional de Directores Técnicos. Sin embargo, la burocracia española sólo ha dado largas a un hombre que tiene ansias de aplicar todo lo que vivió en 22 años de carrera como futbolista profesional y al que le consumen los deseos de seguir los pasos de Javier Aguirre y Hugo Sánchez, quienes ya fueron técnicos en el futbol ibérico. Ánimo, Paco.