Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Una flecha con los acordes perfectos

160804valencia
Cuando Alejandra Valencia toca el violín, nada puede perturbarla. Y es que, la paz que siente al momento de escuchar una melodía, le recuerda...

RIO DE JANEIRO, Brasil, agosto 4 (EL UNIVERSAL).- Cuando Alejandra Valencia toca el violín, nada puede perturbarla. Y es que, la paz que siente al momento de escuchar una melodía, le recuerda la serenidad que experimenta segundos antes de disparar una flecha.

La arquera, quien debuta el viernes en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, comparte las emociones previas a su segunda participación en una justa veraniega.

“Cuando coloco el violín en mi hombro vivo una sensación parecida a la que siento en las competencias, porque debes estar muy concentrada. Es un momento que tienes contigo misma, porque no escuchas nada más del exterior y te relajas. Cuando no logro un tono es como no alcanzar el 10 con mi flecha”, explica.

Es en 2011 cuando Valencia comienza a conocer el violín de manera autodidacta; desde entonces pasa hasta dos horas y media y cinco días de la semana practicando.

Lo hace sola. En el campo de entrenamiento del COM o en su cuarto de la villa de los deportistas. En contadas ocasiones toca algún tema en reuniones familiares, aunque confiesa que a veces forma duetos o tríos con sus familiares que también tocan instrumentos como la guitarra y la armónica.

“Es para llenar mi medidor de energía, ojalá algún día pudiera ser como [Niccolò] Paganini, pero creo que lo hago mejor en el tiro con arco”, comparte. Ale siempre carga una libreta a sus entrenamientos y competencias. En ella escribe todas las ideas que pasan por su mente.

“Cada que se me ocurre algo, lo pongo ahí, lo hago sobre mis experiencias, frases de alguien, pensamientos y sueños, los colecciono porque estudio diseño gráfico y creo que en un futuro me pueden ayudar a crear algo grande”, concluyó.

Reconocen el estadio. La Selección Mexicana de tiro con arco realizó este miércoles el primer reconocimiento del estadio de tiro con arco en el Sambódromo, donde intentarán al menos igualar las dos medallas que se consiguieron en Londres 2012.