Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Segunda semana: pocas esperanzas para México

151016grajales
Tras nueve días con más escándalos y pleitos entre dirigentes que buenos resultados, la delegación nacional le apuesta a sus últimas cartas fuertes

RÍO DE JANEIRO, Brasil, agosto 15 (EL UNIVERSAL).- Con el inicio de la segunda semana de competencias en los Juegos Olímpicos, México alimenta sus esperanzas de abrir la cosecha de medallas en Río 2016.

Tras nueve días con más escándalos y pleitos entre dirigentes que buenos resultados, la delegación nacional le apuesta a sus últimas cartas fuertes: el taekwondo, la marcha, el triatlón y un par de pruebas en los saltos ornamentales.

Para Alfredo Castillo, director de la Conade, y Carlos Padilla, presidente del Comité Olímpico Mexicano, los focos rojos no se han encendido todavía.

El miércoles inicia la disputa por las preseas en el taekwondo, disciplina en la que al menos tres de sus exponentes tienen posibilidades reales de colarse en el podio.

Como sucede desde hace dos ciclos olímpicos, la doble medallista olímpica María Espinoza carga sobre sus hombros el peso de todo un país ávido de héroes olímpicos. Pero la sinaloense no tiene nada que demostrar y en reiteradas ocasiones ha declarado no sentir obligación por subir al podio por tercera vez consecutiva.

Las piernas alargadas del queretano Saúl Gutiérrez y un palmarés de peso en su currículo colocan al deportista como uno de los posibles salvadores. El taekwondoín llega a Río con un bronce logrado en la justa el orbe en 2015 y sendas medallas doradas en los Juegos Centroamericanos y Panamericanos.

Tras el fracaso en las pruebas sincronizadas, Iván García y Paola Espinosa se juegan su última carta en la plataforma individual, donde no son favoritos.

Crisanto Grajales es otro de los que podría dar la sorpresa. Con menos reflectores que el resto de las cartas fuertes, el triatleta buscará una histórica presea el jueves.

Finalmente, la mexiquense Guadalupe González revive las esperanzas de romper la sequía de medallas en la caminata.