Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Hay cisma en Liga de Beisbol

150804diablos
Con la amenaza de no jugar en la próxima temporada de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB), los Diablos Rojos del México, Tigres de...

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 28 (EL UNIVERSAL).- Con la amenaza de no jugar en la próxima temporada de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB), los Diablos Rojos del México, Tigres de Quintana Roo, Sultanes de Monterrey y Guerreros Oaxaca, abandonaron la asamblea de dueños y presidentes que sostuvieron este martes en la Ciudad de México.

Las tres escuadras más representativas del circuito veraniego y los Guerreros tomaron esta decisión luego de que en la reunión que se realizó en un hotel del aeropuerto capitalino no los dejaron exponer su propuesta para limitar el número de peloteros de doble nacionalidad.
Encabezados por Alfredo Harp Helú, dueño del México y Oaxaca, los presidentes de estas cuatro instituciones tomaron como una ofensa la postura que de la LMB al no darles la palabra pues el tema de los “ponchos” no estaba agendado.

“No nos retiramos por ahora de la liga, nos retiramos de la asamblea. Diablos se mantiene en la LMB, pero nos fuimos varios equipos por no estar de acuerdo en la forma en la que se estaba llevando la junta, ese fue el motivo. Ellos podrán decir lo que quieran, pero nos mantenemos por ahora”, declaró Roberto Mansur, presidente ejecutivo de los Diablos Rojos.

A pesar de las declaraciones de Mansur, el presidente de la Liga Mexicana, Plinio Escalante sostuvo que la partida de las cuatro novenas no sólo fue de la asamblea, sino también de la LMB.
“Vamos a esperar para pensar las cosas con la cabeza más fría, pero por el momento la Liga Mexicana de Beisbol está operando con 12 franquicias. Vamos a esperarnos a la asamblea del 15 de noviembre”, comentó Escalante.

La molestia de Diablos, Tigres, Sultanes y Guerreros radica en la completa libertad que tienen todos los equipos para contratar peloteros estadounidenses con raíces mexicanas, algo que en su opinión debilita el desarrollo de los jugadores nacionales que se encuentran en las sucursales.
“Hay equipos que tienen más de 75 años en la Liga Mexicana y unos que apenas con un año que quieren venir a domar el campeonato acabando con la producción del pelotero mexicano. No es posible que quieran traer varios beisbolistas naturalizados. Están peor que el futbol. Hay muchos extranjeros con papeles chuecos, una serie de cosas viciadas en las cuales no estamos de acuerdo. Están equivocados si piensan que retirarnos de una asamblea nos quita el derecho de continuar en la Liga”, apuntó Mansur.

Con 16 títulos, Diablos Rojos es la institución con más títulos, seguido por los Tigres de Quintana Roo con 12 y Sultanes nueve.


Para el mandamás de la pelota veraniega de nuestro país, la LMB debe dejar de ser vista como una liga de desarrollo y fomentar el espectáculo, para que se vuelva más atractiva a los aficionados y atraer más público a los estadios.

“El objetivo es dar espectáculo, no somos liga de desarrollo. Quieren que el beisbol de la LMB sea negocio, tenemos que tratarlo como tal”.


La semana pasada Harp Helú anunció que el conjunto escarlata y el oaxaqueño jugarán con puro mexicano, para dar más cabida a los jóvenes que egresan de la academia que lleva su nombre.