Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Freeney explota otra oportunidad

160122arizona
Dwight meditaba el retiro cuando el coach de Arizona lo llamó para jugar

El Universal

Dwight Freeney dijo que estaba a una semana de anunciar su retiro de la NFL cuando el coach de Arizona, Bruce Arians, le llamó para ofrecerle trabajo.

Freeney estaba en un avión, a punto de despegar.

“La puerta se estaba cerrando”. recordó. “Las sobrecargos les estaban diciendo a todos que apagaran los celulares. Veo mi teléfono que suena y le pido que espere y no quería, pero fue grandioso que me llamara. Le dije ‘estoy listo para hacerlo” y ha sido un gran viaje desde entonces”.

Desde que se unió a los Cardinals a mediados de octubre, Freeney ha mostrado que es capaz de llegarle al quarterback.

El veterano, de 35 años de edad, en su decimocuarta temporada, tiene nueve capturas en 12 juegos con el equipo, incluida una la semana pasada en el triunfo de Arizona 26-20 sobre Green Bay.

Fue el décimo derribo de quarterback para Freeney en postemporada. Sólo siete jugadores tienen más en la historia.

Sin él, los Cardinals no ejercen mucha presión desde los costados, un componente que será crítico si esperan vencer a Carolina en la final de la NFC que será el decimoctavo juego de Playoffs en la carrera de Freeney.

“Dwight es un profesional”, dijo el defensivo James Bettcher. “El primer día que llego se puso a ver videos. Se prepara mucho. Cada mañana esta aquí entrenando y se queda hasta tarde”.

Freeney igualó una marca de su carrera al sumar tres capturas ante Green Bay en el penúltimo encuentro de la temporada regular. En uno de sus derribos le quitó la pelota a Aaron Rodgers y su compañero Jerraud Powers lo devolvió a las diagonales.

Por sus esfuerzos se ganó el premio como defensivo de la semana de la NFC.

En sus 11 campañas en la AFC con Indianapolis recibió cinco ocasiones ese honor.

En los Colts fue pieza clave para llegar al Super Bowl en la temporada de 2006.

Freeney dejó ese equipo luego de la temporada de 2012 y pasó dos años en San Diego.

Este año estaba jugando golf y meditando el retiro.

“No quería ir a un equipo a perder”, dijo. “Quería ir a un lugar con aspiraciones y para ser una pieza de un campeonato”.

Y lo encontró.

“Este equipo tiene todo y por eso no lo pensé dos veces para venir aquí”, concluyó.