Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

El 2016, fin de una era

160415moustrous
Este año el deporte profesional del orbe ya perdió a tres ‘monstruos ’ y todavía falta el retiro de uno más

El Universal

Con el retiro de las duelas de Kobe Bryant el pasado miércoles, se cerró la tercera página del almanaque de cuatro célebres deportistas que este año decidieron decir adiós para conformar una generación de oro.

Cuatro atletas que fueron referentes de sus deportes y que además acumularon pilas de récords individuales y colectivos que crearon toda una industria gracias a los millones de dólares que giraron alrededor de sus figuras y que también engordaron su cuenta bancaria.

El miércoles por la noche Bryant se convirtió en el epicentro del deporte mundial al jugar su último partido oficial con los Lakers de los Ángeles, a los cuales llevó al triunfo como casi cada vez que vistió el jersey amarillo y púrpura.

Bryant se fue de la NBA con cinco anillos de campeonato en 20 temporadas con la quinteta angelina.

Gracias a ser referente y clave en la consecución de los trofeo Larry O’ Brien, ‘La mamba negra’ fue recompensado por la gerencia con 323 millones de dólares en contratos. A esta cantidad se suman por lo menos otros 300 mdd más que logró en contratos diversos y que lo posicionan como el cuarto deportista que más ingresos tuvo, sólo por debajo de Tiger Woods, Michael Schumacher y Floyd Mayweather.

Michael Jordan hizo mayor fortuna gracias a su empresa deportiva, ya que como basquetbolista recaudó 93 millones.

En 2020 Kobe tendrá su primera oportunidad para ingresar al Salón de la Fama de la NBA. Y sin duda que lo logrará, porque sus números sobrepasan las credenciales para entrar: es el tercer mejor anotador en la historia de la liga, con 33,643 puntos; con 81 unidades en un partido, es el segundo mejor registro por debajo de los 100 puntos de Wilt Chamberlain en 1962.

El retiro del catalogado, por Magic Johnson, como “el mejor jugador en la historia de los Lakers”, se suscitó tres días después de que el filipino Manny Pacquiao colgara los guantes al vencer por decisión unánime a Timothy Bradley.

 

Los 12 rounds celebrados en Las Vegas fueron los últimos del único boxeador hasta el momento que ha sido campeón en ocho diferentes categorías. Desde peso mosca (50 kg), ‘Pacman’ escaló hasta reinar en superwelter (69.9 kg). Récord que en el pasado tenía etiqueta de imposible, pero que el filipino noqueó en 21 años de trayectoria profesional.

Durante este tiempo, Pacquiao, quien de niño sufrió una brutal pobreza que provocó que su padre matara a su perro para poder comérselo, ganó según un estimado de Forbes, 500 millones de dólares.

Como casi todos los pugilistas, las carencias lo obligaron a calzarse los guantes, pero como casi nadie logró una fortuna que ahora disfruta con su familia gracias al arte de no recibir golpes sobre el ring.

Aunque el anunció de su adiós se dio prácticamente un mes después de su último partido, al término del Super Bowl 50 casi estaba escrito que Peyton Manning no se volvería a equipar para lanzar un pase de touchdown.

Manning revolucionó la posición de quarterback, al igual que Bryant lo hizo en el basquetbol, Pacquiao en el boxeo y el dominicano David Ortiz en el beisbol con el puesto de bateador designado.

Con dos anillos de campeón, el histórico número 18 de la NFL, por más de 10 años fue la figura a imitar para todo quarterback.

Con su etapa en los Colts de Indianapolis y los Broncos de Denver, Peyton Manning se llevó a casa 250 millones de dólares y los aplausos de estas dos ciudades que fueron testigos de la forma en la que imitó el misterio de la Santísima Trinidad al ser pasador y entrenador en cada jugada ejecutada.

David Ortiz, conocido en las Grandes Ligas como ‘Big Papi’, dejará los días de sol y beisbol. El dominicano ha conectado hasta el momento 506 cuadrangulares, la mayor cantidad para un bateador designado en la historia de la MLB.

En 2004, Ortiz jugó un papel importante para que los Red Sox de Boston terminaran con la ‘maldición del Bambino’. Ortiz, es un futuro Hall of Fame.