Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Anderson, arma secreta de Valdeolmillos

150831ANDERSON
El delantero de la quinteta mexicana, nacido en EU, quiere imprimir su sello en la duela por el pase a Río

EL Universal

Desde que era niño y corría por las calles de Oakland, Juan Anderson Toscano soñaba con representar a México en algún certamen internacional. Nieto de un inmigrante michoacano, Anderson creció en California en un entorno futbolero en el que jugaba de defensa y seguía a Monarcas Morelia mediante las transmisiones de televisión. Ahora, Juan cumplirá su anhelo de vestir el uniforme tricolor, pero formando de delantero en la selección que participará en el Preolímpico de basquetbol.

Anderson, hijo de madre mexico americana y padre puertoriqueño, está llamado a ser el arma secreta de la quinteta local. Su versatilidad para jugar en la posiciones tres o cuatro y su condición atlética fueron fundamentales para que Sergio Valdeolmillos haya presionado para su integración. Tan buen sabor dejó Anderson en el español, que se ganó la titularidad.

“Estoy orgulloso y muy emocionado de jugar con México. Para mí era un sueño que tenía desde niño y jugaba futbol que fue el primer deporte que practiqué ya que mis tíos y primos jugaban futbol. Yo soy el único de mi familia que después se inclinó por el basquet”, declaró Anderson.

Recién graduado del programa de las Golden Eagles de la Universidad de Marquette y con días de poseer su pasaporte mexicano, Juan se siente plenamente identificado con la cultura de México, ya que desde pequeño le inculcaron tradiciones y costumbres.

“Yo soy mexicano, nací en Estados Unidos, pero yo hago todo lo mexicano, festejo Navidad y Año Nuevo comiendo tamales y pozole. Me gusta mucho los tamales de pollo con salsa verde”, externó.

El nuevo delantero de los 12 Guereros reveló que fue Ramón Díaz, el asistente de Sergio Valdeolmillos, quien desde hace poco más de dos años detectó que podía jugar con México y lo invitó a disputar un torneo juvenil.

“Hace como dos años me contactó Ramón y me dijo que si quería formar parte del equipo juvenil. Yo le dije que sí, pero en ese momento no pude arreglar mis papeles. Lo bueno es que ahora ya se pudo y podré jugar”.

Juan Anderson viajó la semana pasada a Mexicali para terminar los trámites de su pasaporte y de paso firmar el contrato que lo vinculará la próxima temporada con los Soles de la Liga Nacional de Baloncesto.

Lo único que lamentó Juan, es no poder contar con el número 10 en su jersey, pues es la cifra que más le gusta al nacer el 10 de abril de 1993, y también por estar en el código postal del barrio donde creció que es 94610.

Así, Juan buscará imprimir su talento en la duela, para llevar a México a Brasil 2016.