Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Nely Miranda, sirena de oro

150819nely
CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 8 (EL UNIVERSAL).- Nely Miranda es cuadripléjica y no puede mover parte de sus piernas y brazos. Sus manos de...

CIUDAD DE MÉXICO, septiembre 8 (EL UNIVERSAL).- Nely Miranda es cuadripléjica y no puede mover parte de sus piernas y brazos. Sus manos de pronto se contracturan, hubo un tiempo en que perdieron fuerza hasta para sostener un vaso, y sus extremidades inferiores no experimentan sensación alguna: ni calor, ni frío, ni el roce del agua donde se desenvuelve como sirena.

Una lesión en la médula espinal la obliga a estar en silla de ruedas, pues no tiene control de su tronco. Pero la veracruzana es una triunfadora.

No sólo le ha ganado a sus rivales para convertirse en campeona paralímpica, parapanamericana y mundial, con varios récords incluidos. También venció a la vida misma, al superar el trance más doloroso de su vida.

ABANDERADA. La máxima medallista mexicana en los Juegos Parapanamericanos de Toronto 2015, con seis preseas (cuatro de oro y dos de plata), encabeza a la delegación tricolor en los Paralímpicos de Río 2016, justa veraniega en la que anhela ampliar su palmarés, luego de que no participó en Londres 2012 debido a que se dedicó tres años a ser diputada en Veracruz.

“Estoy súper motivada. El regresar de Toronto con esos resultados es una muestra de que el trabajo que estamos haciendo es excelente. Tenemos que seguir dando lo mejor de nosotros”, afirma Nely, quien en Canadá consiguió el oro y la marca mundial de 39.92 segundos en la prueba de 50 metros libres categoría S4.

La meta en suelo amazónico es “mejorar los tiempos. Yo jamás prometo una medalla; lo que sí digo es mejorar los tiempos y lo que venga adelante de eso es una bendición de Dios, y puede ser una presea”, explica la atleta de 44 años.

LA TRAGEDIA. El 10 de agosto de 2000, una semana después de cumplir sus 28 años, Nely rodó por las escaleras de su trabajo, una sucursal de Banorte en Medellín, Veracruz, donde era cajera.

Sus manos, ocupadas, le impidieron detener la caída por más de 17 peldaños. Al estrellarse en el piso, perdió el conocimiento y la memoria.

Su madre y familiares le tuvieron que enseñar desde leer hasta su propio nombre. Le dijeron que era casada y que tenía un hijo, Omar de Jesús.

Nely recuperó sus recuerdos, pero no la facultad de caminar. Su piel, su hermoso cuerpo y ojos verdes, que lucía en cada edición del festival veracruzano y que encantaron a dos refresqueras que la convirtieron en su reina, quedarían postrados en una silla de ruedas.

Después de quedar inválida siguieron muchos golpes más. “Tuve una recaída; durante cinco minutos no me llegó sangre al cerebro, estuve sin respirar, prácticamente muerta y quedé tetrapléjica. Fue muy amargo, pero mi hijo siempre fue mi motor para poder superarme”.

Es por él que demostró el temple para levantarse y enfrentarse a las limitaciones para lograr sus sueños.

Así lo hizo cuando, debido a su rehabilitación, tuvo que enfrentar uno de sus grandes temores: meterse al agua. Eso fue hace 11 años y ahí su entonces entrenador, Samuel Armas, la pulió para volverse una sirena dorada.

En su historia olímpica presume dos oros en Beijing 2008 en 50 metros libres (récord mundial de 46.27 segundos) y 100 metros croll, ambos en la categoría S4.

A nivel continental, participó en los Juegos Parapanamericanos de 2007 en Río de Janeiro, donde se colgó la plata en los 200 metros estilo libre.

En los de 2011, subió tres veces al tercer lugar del podio en los 50 metros estilo libre, 100 metros estilo libre y 200 metros estilo libre, todas dentro de la categoría S5.

Ganó tres veces el Premio Nacional de Deporte, en 2008, 2013 y 2015. Hace un año obtuvo dos preseas doradas y una de plata en el Campeonato Mundial IPC de Natación Glasgow.

“Estar en Río 2016 es una responsabilidad tremenda de trabajar muy, muy fuerte y de seguir dando lo mejor para México, porque el país se lo merece”, afirma convencida.

NELY PARA RATO. Nely ha vivido poco más de cuatro décadas y sabe que el retiro está cerca. Mas la atleta, quien estudio Administración de Empresas, por ahora desea disfrutar la justa de Río 2016 y hacer historia.
“No hablo de los últimos juegos. Veo una Nely para 2020, pero tiene que ser una Nely que siga trabajando muy fuerte y hasta donde mi salud me lo permita continuaremos dentro del deporte”.

ENTÉRATE:
La doble medallista olímpica abrirá el día 9 de septiembre en el relevo 4×50 metros donde espera conseguir su primer podio.
2 OROS ganó Nely en los Juegos de Beijing 2008
6 PRESEAS obtuvo en los Parapanamericanos de Toronto 2015: cuatro oros y dos platas
3 VECES ganó el Premio Nacional del Deporte (2008, 2013 y 2015)