Al Calor Político




VISÍTANOS DESDE TU MÓVIL
Al Calor Deportivo

Mano negra en taekwondo

160818mano
Itzel Manjarrez, quien en su último cotejo ante la tailandesa Panipak Wongpattanakit se veía muy cansada, fue atendida afuera de las instalaciones por médicos...

CIUDAD DE MÉXICO, agosto 18 (EL UNIVERSAL).- Itzel Manjarrez, quien en su último cotejo ante la tailandesa Panipak Wongpattanakit se veía muy cansada, fue atendida afuera de las instalaciones por médicos de la Conade que no cuentan con acreditación para ejercer por parte del Comité Olímpico Internacional.

Mientras que los galenos autorizados de la Federación Mexicana de Taekwondo estaban dentro del inmueble, pero sin hacer nada.

El Comité Olímpico Mexicano (COM) alertó en su cuenta de Twitter sobre dos violaciones al reglamento del COI en que incurrió la Conade, las cuales califica como una “confrontación total de rebeldía”.

La primera de ellas, que a la taekwondoína Itzel Manjarrez le dieron una chamarra distinta al uniforme registrado por México, lo cual violaría la Carta Olímpica y podría acarrear sanciones.
Desde Brasil, vía telefónica, el titular del COM, Carlos Padilla, explica: “Itzel se salió a la puerta para que no la atendiera el médico de la Federación, no estaba lastimada, pero rompe las reglas porque para eso está el médico registrado por la Federación de Taekwondo. La Conade manda a médicos que no están registrados, saca a atletas a la puerta del gimnasio para que les hagan un vendaje. Es una confrontación ya total de rebeldía”.

En el caso de los uniformes, Padilla explica que al estar en una instalación olímpica y no usar la vestimenta reglamentaria, “puede haber una sanción del COI, incluso retirar la acreditación”.
En cuanto a los doctores: “los médicos acreditados tienen un permiso del gobierno de Brasil para ejercer aquí. Los que vinieron por fuera de la Conade no lo tienen, eso es lo grave.
“Afortunadamente es un vendaje, pero pudo ser algo peor. Los médicos que trae la Conade no cumplieron con todos los requisitos que exigieron el COI y el Comité Organizador para ejercer aquí dentro de Brasil”.
Antecedente inmediato. Semanas antes de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) obligó a los taekwondoínes a dejar su campo de entrenamiento en el COM y trasladarse a la Conade, según lo informó en su momento el propio Carlos Padilla, lo cual afectó su concentración.